Hacia entornos digitales de aprendizaje más accesibles

Lograr que los entornos digitales de aprendizaje sean cada vez más accesibles e inclusivos es el nuevo desafío que se nos presenta a las instituciones y empresas que nos dedicamos a la formación online. En el 2021, los Estados Miembros de las Naciones Unidas presentaron 27 metas para mejorar el mundo en el 2030. Dentro de esos objetivos, específicamente, el número 4, plantea trabajar hacia la garantía de una educación más inclusiva y accesible, promoviendo oportunidades para toda la vida (Naciones Unidas, 2021).  

Si pensamos entonces en entornos digitales de aprendizaje más inclusivos, debemos considerar varios factores que permitirán que los estudiantes se involucren más, ya que, de esta manera, estaremos abarcando más estilos de aprendizaje y brindando adaptaciones del aprendizaje que involucrarán mucho más que al tutor, sino a la institución y a toda la comunidad educativa. 

Construir un entorno digital de aprendizaje inclusivo comprende darles herramientas a todos los estudiantes para el éxito en el mañana y asegurarse de que puedan satisfacer sus necesidades. Las empresas, escuelas e instituciones deben trabajar con el fin de lograr que los procesos de enseñanza aprendizaje en entornos virtuales sean universalmente más accesibles. Mas allá de las distintas capacidades que nuestros estudiantes puedan poseer, al pensar en entornos más accesibles, todos los estudiantes se beneficiarán, y la accesibilidad será parte del día a día de la institución.  

¿Pero cómo podemos lograrlo? En primer lugar, debemos retomar y hacer énfasis en la idea de ubicar al estudiante en el centro de proceso educativo, con un rol activo. Además, debemos construir el ambiente inclusivo desde tres perspectivas: desde lo estructural, lo relacional y lo pedagógico

  • Si comenzamos pensando en lo estructural, en el caso del aula física, debemos pensar en lo edilicio. Pero del mismo modo, debemos pensar en lo estructural en el e-learning. Y aquí el espectro es muy amplio. Debemos revisar desde el acceso a las tecnologías, las plataformas y sistemas de gestión de aprendizaje utilizados hasta las fuentes, tipografías, colores y diseños empleados en los materiales.  
  • En cuanto al aspecto relacional o emocional, debemos considerar que la afectividad en el proceso educativo tiene dos principalmente dos objetivos. En primer lugar, debemos poder ver la importancia que tienen los procesos afectivos en un ambiente de aprendizaje, y su impacto en los resultados. Y, en segundo lugar, es importante recordar que la educación no debe únicamente limitarse a procesos cognitivos, sino que debe expandirse al desarrollo social y emocional de los individuos. Poder lograr vínculos entre el tutor o docente y los estudiantes, entre ellos mismos, poder hablar de lo que les sucede, es decir construir una comunidad de aprendizaje sin duda impactará en la accesibilidad y en los resultados de cualquier etapa formativa.  Poder construir espacios de intercambio, generando vínculos en el entorno virtual es un desafío que ya ha sido superado. Hoy en día, contamos con verdaderas comunidades de aprendizaje en el entorno virtual.
  • Desde el punto pedagógico, en la búsqueda de lograr ambientes más inclusivos, debemos fomentar el aprendizaje activo, la resolución de problemas y el aprendizaje colaborativo y basado en competencias.  Aprendiendo con otros y de otros, haciendo, resolviendo situaciones problemáticas son los pilares de una metodología de enseñanza aprendizaje innovadora y centrada en el estudiante.  Por otro lado, debemos plantear adaptaciones y personalizaciones en todos los procesos de enseñanza y aprendizaje, pensando que cada estudiante es único, con distintos estilos de aprendizaje y con necesidad de diferentes recorridos. Los distintos sistemas de gestión del aprendizaje que podemos utilizar nos ofrecen múltiples opciones de personalización y adaptación para lograr satisfacer las distintas demandas que los estudiantes tengan. Sin dudas, estos principios afectarán positivamente en el acceso equitativo de la educación.  

Por todo esto debemos pensar en la accesibilidad como un camino, con metas a largo, mediano y corto plazo, con objetivos claros, medibles y alcanzables. Y de esta manera, la accesibilidad y la inclusión se volverán parte de todo proceso formativo, de cada clase, de cada material diseñado, de cada encuentro, tarea, y actividad llevada a cabo.  Realizando pequeñas intervenciones, mejorando y cambiando de a poco ciertos procesos, garantizaremos la mejora continua y la implementación de los pequeños o grandes cambios del mañana.  

 

Referencias  

Naciones Unidas. (2001). Objetivos de Desarrollo Sostenible. https://www.un.org/sustainabledevelopment/es/sustainable-development-goals/ 

 

Referencia bibliográfica:

Net-Learning. (2022). Hacia entornos digitales de aprendizaje más accesibles. Net-Learning Blog. https://www.net-learning.com.ar/blog/infografias/consejos-para-estudiar-en-un-curso-online.html

Cita en el texto:

Net-Learning (2022)

(Net-Learning, 2022)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

×

¡Hola!

Haz clic en el icono de abajo para enviar tu consulta por WhatsApp.

× ¿Quieres conversar con nosotros?