Mobile Learning: cuando el aprendizaje se lleva a todas partes

En esta era post-PC, donde la venta de smartphones y tablets supera la de computadoras personales y donde el número de usuarios de dispositivos móviles crece día a día, el mobile learningaprendizaje a través de móviles— ofrece grandes posibilidades en el ámbito educativo.

Son muchos los expertos que señalan los beneficios del mobile learning; diversos estudios coinciden en que el uso adecuado de dispositivos móviles en la educación mejora el aprendizaje de diferentes maneras. Sin embargo, el M-learning va mucho más allá del mero uso de un dispositivo móvil.

Tomando como referencia el modelo FRAME para el análisis de experiencias de aprendizaje móvil (Koole, 2009), observamos tres aspectos del mobile learning: Dispositivo, Estudiante y Social:

  • El aspecto relacionado con el dispositivo hace referencia a las especificaciones, características y funciones del dispositivo móvil, las cuales influyen significativamente en los hábitos de uso del estudiante.
  • El aspecto vinculado con el estudiante se enfoca en las habilidades cognitivas del aprendiz (contexto, conocimientos previos, motivación hacia el aprendizaje, entre otros). La modalidad mobile learning favorece el acceso a los contenidos en distintos formatos multimedia, y esas habilidades cognitivas son importantes en la recuperación y transferencia de la información por parte del estudiante.
  • El elemento social hace referencia a las distintas interacciones entre los estudiantes a través de sus dispositivos móviles, lo que favorece el aprendizaje colaborativo y el establecimiento de comunidades de aprendizaje.

La interacción entre estos tres aspectos es lo que define al M-learning: allí se integran la tecnología, el estudiante y los elementos sociales.

Podemos señalar entonces algunas de las ventajas en el uso de dispositivos móviles como herramientas para el aprendizaje:

  • Portabilidad: los dispositivos móviles pueden llevarse adonde uno lo desee.
  • Ubicuidad: puede accederse a los contenidos desde cualquier lugar y momento.
  • Facilidad de acceso: los dispositivos se conectan fácilmente a redes y servicios de internet, por lo cual se accede a los contenidos de forma rápida.
  • Comunicación y colaboración: los móviles facilitan la comunicación con pares y profesores y propician de esa manera el aprendizaje colaborativo. Las aplicaciones de mensajería y de redes sociales están en pleno auge y añaden valor al aprendizaje.
  • Contextos informales: El acceso a los contenidos y la interacción con otros se realiza por fuera de entornos formales y curriculares.
  • Multifuncionalidad: los teléfonos móviles y tablets poseen una gran variedad de funciones y aplicaciones que los transforman en excelentes complementos para el aprendizaje (cámaras, GPS, mensajería, multitud de aplicaciones educativas, de imagen y video, de productividad, ofimática, redes sociales, etc.)

A través del M-learning el aprendizaje adquiere estas características:

  • Es informal y permanente dadas las características de ubicuidad y los entornos donde se lleva a cabo.
  • Es personalizado, dado que se adapta a las necesidades de cada estudiante.
  • Es espontáneo, ya que el estudiante puede acceder a la información justo en el momento en el que la necesita.
  • El aprendizaje es situado y auténtico, dado que tiene lugar en contextos reales.

Asimismo el número creciente de apps móviles, combinadas con las estrategias pedagógicas adecuadas, enriquecen el aprendizaje y contribuyen al desarrollo de diversas competencias. En esta presentación se describe cómo las aplicaciones educativas pueden ser útiles para trabajar distintos niveles cognitivos:

No obstante, antes adoptar el mobile learning es necesario considerar ciertas limitaciones: problemas de conexión, incompatibilidad entre dispositivos y formatos de materiales y archivos, incomodidad por el uso de pantallas pequeñas y teclados táctiles, fuentes de distracción inherentes al uso de móviles en clase, y escasas competencias tecnológicas y pedagógicas por parte de los profesores en relación a las tecnologías móviles, entre otros desafíos.

En conclusión,  implementar una propuesta de mobile learning implica adoptar nuevos paradigmas y asumir retos que eran inexistentes hasta hace un tiempo. La clave radica en capacitarse para tomar las decisiones correctas en cuanto a la elección y el diseño funcional de la tecnología y del modelo pedagógico según los requerimientos del proyecto, junto con el diseño de los materiales, actividades y evaluaciones que serán accesibles desde dispositivos móviles.

Mercedes Kamijo

Coordinadora del Experto Universitario en Mobile Learning

Referencias:

A framework for mobile learning:  http://placesmobile.wordpress.com/2013/05/08/a-framework-for-mobile-learning/

Mobile Learning infoKit: https://mobilelearninginfokit.pbworks.com/w/page/41122430/Home

Mobile learning: de las TIC en el aula a la educación expandida: http://sco.lt/8bNXVJ

(1) Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

×

¡Hola!

Haz clic en el icono de abajo para enviar tu consulta por WhatsApp.

× ¿Quieres conversar con nosotros?