El aporte de las TIC al aprendizaje social

Con las nuevas tecnologías podemos replicar en la web las interacciones cara a cara que suceden en el interior de un aula o de una oficina, multiplicándolas en tiempo, participantes y espacios. Estas experiencias pueden ser capitalizadas como verdaderas oportunidades de aprendizaje, y allí vemos que las TIC ofrecen un aporte único a propuestas educativas donde el componente social es un andamiaje importante.

Las tradicionales clasificaciones sobre aprendizaje nos hablan de distintos tipos:

  • Aprendizaje formal: el que se adquiere de forma sistemática en las organizaciones educativas exclusivamente, con la intencionalidad manifiesta, organizada, secuenciada, reglada,  de transmitir un contenido.
  • Aprendizaje no formal: aquél que sucede en organizaciones no educativas (como puede ser un club, un centro comunitario, un lugar de  trabajo, una institución religiosa)
  • Aprendizaje informal: producto de la interacción entre sujetos que forman parte de nuestro entorno y que  de alguna manera ejercen influencia en nuestra forma de pensar, actuar o sentir. Este aprendizaje informal atraviesa los otros dos: ya sea de manera implícita o explícita condicionan la forma en que se aprende, los climas en que se dan las interacciones y los vínculos entre  las  personas que participan en este proceso.

Independientemente del ámbito o de la intencionalidad, es evidente que toda situación de enseñanza-aprendizaje tiene un componente social. Los seres humanos habitamos diferentes espacios: no sólo el espacio “real,” sino otros simbólicos,- afectivos, históricos, artísticos- y también, los que se generan a través de las redes: los espacios virtuales.  Las TIC multiplican las oportunidades de aprender y construir el conocimiento en red, y allí radica la verdadera riqueza del aporte de las nuevas tecnologías al aprendizaje social.

A menudo se asocia el aprendizaje social con el aprendizaje informal. Si bien ambos tienen características en común, están lejos de ser sinónimos y, de hecho, constituyen dos aspectos diferentes del aprendizaje:

Adaptado de www.upsidelearning.com/blog/index.php/2014/09/16/is-informal-learning-the-same-as-social-learning

El aprendizaje social incluye un enorme abanico  de competencias que hacen a la formación de sujetos capaces de dialogar, mediar, aceptar la palabra de otro, resolver conflictos, tomar decisiones de manera consensuada, construir empatía, compartir   y  convivir pacíficamente en el seno de cualquier grupo humano. Estas competencias son elementales para poder insertarse en grupos de diversa índole y para poder llevar adelante exitosamente una tarea con otros.

El aprendizaje social  puede (y debe) planificarse como un contenido a aprender tanto en el ámbito de lo formal, (a ello se refiere el concepto de “formación social”) o bien vivenciarse  como  parte del aprendizaje informal (lo que se llama “colaboración social”).

Como dice el refrán que da inicio a esta nota, el ser humano es capaz de aprender solo,  pero se llega más lejos si aprendemos con otros. Aprendemos de, con y para otros. Allí radica la verdadera esencia del aprendizaje social.

El papel de las TIC en el aprendizaje social

A partir de la interconectividad, la interacción, la cooperación y la colaboración, hoy las TIC nos permiten –quizás como nunca- hacer del aprendizaje social un modo único de aprendizaje. Cada día las posibilidades de aprender en red y de devolver a ella  nuestro conocimiento aumentan, en un círculo virtuoso infinito en que obtenemos y compartimos información. Esto se da tanto en el ámbito de las organizaciones del mundo laboral como en las organizaciones educativas.

Por supuesto, ante ese tentador mundo de informaciones a un solo clic de distancia, las verdaderas habilidades estarán en saber elegir de ese riquísimo e infinito menú, qué ingredientes necesitamos, qué deseamos cocinar, y con quiénes  compartiremos nuestra rica comida.

¿Qué herramientas TIC contribuyen al aprendizaje social?

Todas las que -mediadas por un dispositivo tecnológico- nos permitan compartir con otros una idea, un proyecto, una forma de hacer las cosas: un chat, un foro, un blog, un post en una red social, una wiki o una videoconferencia. Todo ello puede estar al servicio de fomentar aprendizajes sociales.

Red social,  aprendizaje social,  aprendizaje en red, redes de aprendizajes, todos conceptos enlazados que apuntan a develar la necesidad de encontrar un tejido que haga de “sostén”  de todo lo que está en la web. La red nos espera latente con  información, datos, conocimientos, pero también nos hace reaccionar con  formas de sentir, de procesar las emociones, de sentirnos influidos por los otros que nos rodean.

De allí que el verdadero desafío de las organizaciones (las educativas y el resto)  es utilizar los aprendizajes sociales para generar una inteligencia colectiva, racional y emocional que no es otra cosa que   “una inteligencia repartida en todas partes, valorizada constantemente, coordinada y movilizada en tiempo real”. (Lévy 2004:89).

¿Y cuándo aprende una organización? Cuando es capaz de registrar lo que acontece, para convertirlo en conocimiento, en experiencia a la que recurrir ante un problema a resolver. El componente social de las redes virtuales constituye un  verdadero nicho  de aprendizaje organizacional. Explotarlos adecuadamente;  ése es el desafío.

Ivana Garzaniti

Tutora de Net-Learning

Fuentes consultadas:
LÉVY. Pierre. (2004). Inteligencia colectiva. Por una antropología del ciberespacio.
Organización panamericana de la salud. Traducción de Felino Martínez. Universidad de la
Habana. Cuba. Citado en: Cecilia Correa Valdés – Aprendizaje social y TIC para el desarrollo de la inteligencia colectiva: un nuevo desafío para la formación Universitaria. Disponible en: http://www.virtualeduca.org/ponencias2014/323/AprendizajesocialyTICparaeldesarrollodelainteligenciacolectiva.pdf
Upside Learning:  Garg Amit: Is informal learning the same as Social Learning? http://www.upsidelearning.com/blog/index.php/2014/09/16/is-informal-learning-the-same-as-social-learning/

(1) Comentario

  • Olga García Araya enero 13, 2015 @ 10:44 am

    Hola!
    Se dice que un vino resulta bueno cuando se logra la correcta combinación de cepas, variedades y estilos.
    Con el aprendizaje en red sucede algo similar: cuánto más tipos de aprendizaje logremos integrar, mejor será el efecto obtenido.
    Muchas gracias, Ivana, por compartir estas reflexiones.
    Olga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

×

¡Hola!

Haz clic en el icono de abajo para enviar tu consulta por WhatsApp.

× ¿Quieres conversar con nosotros?